El montaje más entrañable de Nadal: Los Pastorcillos

La representación es un clásico de las fiestas navideñas, con orígenes medievales

Siguiendo con las tradiciones navideñas en Cataluña, hay una que es casi imprescindible a la mayoría de municipios del país. Estamos hablando de la representación de Los Pastorcillos, dramatizaciones divertidas y entrañables por excelencia de estas fechas. Se denominan Pastorcillos porque la acción o trama se desarrolla a través de los diálogos que tienen los pastores al ir a hacer la ofrenda al neonato. Un montaje que, junto con La Pasión, por Semana Santa, es de las representaciones más arraigadas en Cataluña.

Una obra que combina los contenidos del nacimiento de Jesús, la lucha del cordero y del mal entre ángeles y demonios, y varias historias y diálogos de los pastores que rememoran el primero Nadal.

En cuanto a su origen, hay que buscarlo en los dramas religiosos medievales. Así, el officium pastorum (la adoración de los pastores) es el punto de partida de aquellas antiguas celebraciones que los fieles interpretaban durante la noche de Navidad en las iglesias. Unas representaciones pensadas para arreciar entre los creyentes el valor y la pedagogía del dogma y de la historia sagrada.

En cuanto a las obras más populares del género, destacan La estrella de Nazaret (Ramon Pàmies, 1903), Los pastorcillos o el advenimiento del Niño Jesús (Josep Maria Folch y Torres, 1916), y La flor de Nadal (Francesc de Asís Picas, 1954), y la mayoría de representaciones las hacen grupos de teatro amateur o niños.

 

Actualmente, las representaciones arrancan hacia el 16 de diciembre y se extienden hasta muy entrado el mes de enero, si bien la tradición dice que se representan alrededor del día de Nadal. En todo Cataluña hay múltiples propuestas para disfrutar de este montaje, y las podéis consultar, la mayoría de ellas a la página web de la Coordinadora de Pastorcillos de Cataluña.

Més informació
 
Destacamos