Quién es el Hombre de las Narices?

Los niños lo buscan el último día del año

Ahora que se acerca Fin de año, es la hora de repasar costumbres y tradiciones arraigadas en casa nuestra. Una de ellas es la creencia que el último día del año, el 31 de diciembre, aparece el misterioso Hombre de las Narices. Un personaje propio de la cultura popular, mítico, extraño y, incluso, un poco siniestro, que existente en el imaginario colectivo y que los niños tiene que salir a buscar el último día del año, y a los cuales se los dice que "tiene tantas narices como días tiene el año".

Un personaje que responde a un juego de palabras, y los niños, que en muchos casos no entienden este juego, imaginan un ser extraño con 365 narices, pero en realidad, el 31 de diciembre sólo le resta un día al año.

Esta tradición oral se ha convertido, en algunas poblaciones, en una figura de cartón-piedra con forma de renacuajo y una nariz prominente que aquel día es paseado en pasacalle por diferentes lugares de la villa repartiendo narices y caramelos a los pequeños que salen a buscarlo.

Pero, cuál es su origen?

 

Según el folklorista catalán Joan Amades, el Hombre de las narices representa el espíritu de la vegetación. Se cree que el Hombre de las narices era una degeneración de un personaje mítico que simbolizaba el año y que a menudo era representado por el árbol de las narices; una especie de árbol muy extraño que se creía que era el hogar del espíritu de la vegetación.

Més informació
 
Destacamos