Tres tesoros escondidos al Berguedà

El pueblo abandonado de Peguera, las huellas de dinosaurio de Fumanya y el lago de Tumí, tres tesoros del Berguedano que no puedes dejar de visitar

Los restos del pueblo de Peguera

Dejar por un rato la civilización, el hecho de correr arriba y abajo, el ruido de coches y de teléfonos y encontrar el paraíso. Situado a 1.600 metros de altura, Peguera es algo pareciendo a la Edèn. Este pueblo abandonado, que pertenece al municipio de Fígols , es una auténtica joya, una sorpresa para los ojos y también para el alma, puesto que la paz que se respira es cada vez más difícil de encontrar en ninguna parte.

Restes de cases del poble de Peguera. FOTO: Anna E. Puig

Restos de casas del pueblo de Peguera. FOTO: Anna E. Puig

Miráis más fotos de Peguera, Fumanya y el lago de Tumí.

Este escondido rincón del Alt Berguedà tiene un importantísimo pasado histórico, marcado por la explotación del carbón y la intensa actividad minera que había en esta comarca y que la convirtió en una tierra esplendorosa a finales del s. XIX y primeros del XX, siendo la actividad principal de la zona la agricultura y también la ganadería. Pero se giró la tortilla y, hoy en día, el despoblamiento de esta zona hace que a Peguera solo se encuentren los restos de la que un día fue tierra de bandoleros y maquis, de gente trabajadora y humilde con sueños para cumplir bajo el imponente Roc de Peguera, sobre el cual muchos siglos antes se levantaba el Castillo de Peguera.

Ruïnes del poble de Peguera. FOTO: Anna E. Puig

Ruïnes del pueblo de Peguera. FOTO: Anna E. Puig

A descubrir Peguera se puede ir por varios caminos, el primero, desde Rasos de Peguera, dejando el coche al aparcamiento de la Cruz y siguiendo el camino a pie, puesto que el estado de la carretera no es adecuado para hacerlo con vehículo. La segunda opción, a través de la carretera que va dirección a Fígols , recomendando dejar el coche cuando se acaba el asfalto y haciendo un agradable paseo hasta Peguera, los colores del otoño a los inmensos prados del cercando, la imponente roca y las ruinas del que fue un pueblo lleno de vida, merecen la pena de verdad.

Al jaciment paleontològic de Fumanya hi ha un centre d'interpretació dels dinosaures

Al yacimiento paleontològic de Fumanya hay un centro de interpretació de los dinosaurios. FOTO: Anna E. Puig

Las huellas de dinosaurio de Fumanya

Una de las otras grandes sorpresas de esta zona del Berguedà es el yacimiento de Fumanya, declarado Bien Cultural de Interés Nacional el 2014.
Cómo ya hemos visto antes, el Berguedà era tierra de minas y carbón, y fue precisamente esta actividad minera, llevada a cabo entre los años 70 y 80 del siglo pasado, que dejó a cuerpo descubierto un espectacular yacimiento paleontológico, con miles de huellas de dinosaurio a la vista. Estas icnites de final del Cretáceo, de más de 65 millones de años, lo convierten en uno de los yacimientos más importantes del mundo.

Les parets del jaciment paleontològic de Fumanya tenen milers de petjades de dinosaure. FOTO: Anna E. Puig

Las paredes del yacimiento paleontològic de Fumanya tienen miles de huellas de dinosaurio. FOTO: Anna E. Puig

En este maravilloso espacio se ha hecho un espectacular proyecto de museïtzació, el Centro de Interpretación de Dinosaurios de Fumanya, un proyecto que nos acerca a conocer mucho más a fondo la relación entre geología, minería y paleontología, y descubrir más profundamente la huella que dejaron los dinosaurios en esta zona del Berguedà.

 
El llac de Tumí, un llac artificial com a conseqüència de l'activitat minera de la zona. FOTO: Anna E. Puig

El lago de Tumí, un lago artificial como conseqüència de la actividad minera de la zona. FOTO: Anna E. Puig

El Lago de Tumí

El tercero de estos tesoros del Berguedà, que no podemos dejar de visitar, lo encontramos al pie de la carretera que va de Vallcebre a Coll de Pradell, en sentido Saldes: el Lago de Tumí. Un espectacular, y muy fotogènic, lago artificial resultado de las antiguas explotaciones mineras a la zona.

Panell informatiu del jaciment paleontològic de Tumí

Panel informativo del yacimiento paleontològic de Tumí. FOTO: Anna E. Puig

El yacimiento de Tumí, después del de Fumanya, es un lugar de gran interés geológico y paleontológico. Alrededor del lago se encuentran varios paneles informativos que nos dan alcanza información sobre los restos de huellas de dinosaurio que podemos observar, así como otras informaciones de gran relevancia por los apasionados de la geología y la historia natural. Además de esto, también se pueden practicar diferentes actividades náuticas, si bien se desaconseja el baño y la natación en este lago.

Més informació
 
Destacamos