Ha llegado el tiempo de las setas!

La tradición boletaire está fuertemente arraigada en Catalunya

Es posible que ya hayáis cogido la cesta y, después de una jornada al bosque, hayáis tenido como recompensa una buena comida en base de setas. Y es que ya ha llegado el otoño, y a Cataluña esta estación del año es sinónimo de setas.

Ya hace unos cuántos días que la tradición boletaire de Cataluña se ha posado de manifiesto en todo el territorio. Una tradición que lleva centenares de personas a los bosques de Cataluña año tras año para disfrutar de una jornada al aire libre cazando setas. Cómo siempre, recordamos que hay que respetar el entorno y no ensuciar la natura.

La temporada boletaire arrancó a principios de septiembre, cuando se empezaron a encontrar los primeros ejemplares en algunos puntos de Cataluña. Con todo, la sequía de julio y la baja pluviometría en algunos puntos de Cataluña, así como la oleada de calor al mes de agosto, han hecho que la temporada este año vaya tarde. La previsión de lluvias por este mes de octubre, pero, hace ser optimistas.

Con todo, ya hay muchas personas que han conseguido encontrar setas. Sobre todo, se encuentran a cotas altas y medias del Pirineu y Prepirineo, y también en zonas húmedas norteñas-este, cómo la Garrotxa o lo Ripollès.

 
Els bolets són els protagonistes de moltes jornades.

Las setas son los protagonistas de muchas jornadas.

Con cuidado a la hora de cazar setas

Hay que tener presente que hace falta una cierta preparación para salir a cazar setas, porque no todos son comestibles, y algunos son muy peligrosos. El más importante es recoger únicamente aquellos que estamos totalmente seguros de haberlos identificado como comestibles.

En este sentido, en Catalunya, las setas comestibles más frecuentes son la llenega negra, el camagroc, el robellón, el pinetell, el ruiseñor, la negrilla, el carlet y la trompeta. También hay de tóxicos, y algunos incluso pueden acontecer mortales, cómo es el caso de la harinera borde ('Amanita phalloides'), una seta muy tóxica y bastante frecuente a los bosques.

Hay que asegurarse bien de no consumir los que pueden ser perjudiciales para la salud, y no fiarse de falsos mitos, como por ejemplo creer que todas las setas venenosas tienen colores llampants, o refiar-se de la prueba del ajo, que no tiene ningún cimiento científico y no es cierta.

Salir a cazar setas

Cuando salimos a cazar setas, no tenemos que malograr el entorno en el cual se encuentran. Por eso, a la hora de cosechar setas, hay que tener presente que la mejor manera de hacerlo es haciendo palanca con el cuchillo y cosechando toda la seta. Haciendo esto lo reconocemos y protegemos el miceli.

Hace falta poner-los en un cesto de mimbre y no en bolsas de plástico, así las esporas son recuperadas por el bosque. Igualmente, no se tiene que remover la hojarasca con ninguna herramienta, puesto que perjudica el bosque y las setas. Y siempre, teniendo cura del bosque, respetando el entorno.

Y el más importante de todo: posáis al cesto únicamente aquellas setas comestibles que identificáis sin ningún tipo de duda.

Més informació
 
Destacamos