Montseny de leyenda: El gorg Negro y las tormentas

Diferentes lugares del Montseny cuentan con leyendas propias que nos permiten descubrir sus orígenes y tradición

Son muchas las leyendas catalanas que nos hacen soñar y viajar a los orígenes más mitológicos y fantásticos de múltiples lugares. El Montseny esconde unas cuántas de estas leyendas. Una de ellas gira alrededor del Gorg Negro de Gualba, uno de los gorgs más bonitos de todo el Montseny, a la Riera de Gualba.

 

Dice la leyenda que, antiguamente, en el término de Gualba había a menudo fuertes tormentas que arruinaban aquellas comarcas arrasando campos y bosques. Unas tormentas, explican, que se formaban encima del gorg Negro y que, pocas horas antes, las aguas del gorg Negro rebullien y hacían un rumor extraño hasta que se levantaban unas nieblas que formaban a la cumbre una nube negra.

 

Ya desde muchos años antes, se sabía que vivían brujas y brujos al gorg Negro, y se creía que toda la enfermedad de las tormentas la provocaba aquella gente.

Fue entonces cuando el rector de Gualba y todos sus feligreses fueron en procesión al gorg Negro, y el rector va aspergir- agua bendita para obligar las brujas y los brujos a vivir fermats en el fondo del agua, y mandó plantar una cruz a la cumbre de la montaña donde se formaba la nube. Y parece que desde entonces, el término de Gualba se ha visto siempre más libre de aquellas grandes tempestades.

 
Destacamos