Los Elois de Berga, agua y alegría!

Berga ha sabido conservar una fiesta que, con orígenes a la Edad Media, perdura más viva, alegre y participativa que nunca

Es el segundo verano que la grave crisis sanitaria provocada por la pandemia de la Covid-19 deja la cultura popular bajo mínimos; a pesar de que todas las travesías hacían pensar que el 2021 recuperaríamos las calles y las plazas, parece que, de nuevo, nos pintaremos al óleo las fiestas y tradiciones más veraniegas.

Mira todas las fotos de la Fiesta de los Elois!

Y esto es el que pasará este año con La fiesta de Los Elois, que se celebra a Berga el cuarto fin de semana de julio y tiene una larga tradición histórica a la ciudad y que se remonta, como mínimo, a la Edad Mediana. El documento más antiguo que hace referencia al culto berguedano por la cofradía de Santo Eloi, localizado por la historiadora berguedana, M. Dolores Santandreu, fecha del año 1379 cuando un traginer, denominado Pere de Torrentfornós, determinaba sus últimas voluntades y decidía dejar parte de sus bienes al altar de Santo Eloi, situado en la iglesia de los franciscanos de Berga.

La bandera la confraria de Sant Eloi remullada als carrers del casc antic de Berga. FOTO: Anna E. Puig

La bandera la cofradía de Santo Eloi remojada en las calles del casco antiguo de Berga. FOTO: Anna E. Puig

Así pues, se puede asegurar que esta celebración nació alrededor de la cofradía de los trabajadores del hierro y del gremio de los traginers que, en todo el territorio, veneraban Santo Eloi. De la cofradía se tienen noticias de hace ya más de 400 años. Y se sabe, también, que han dispuesto de siempre de unos administradores, un tabaler, figuras que recuerdan a las de La Patum de Berga, y unos estandartes, que, todavía ahora, encabezan la comitiva de los Elois.

A lo largo de los años, la fiesta ha ido evolucionando hasta la que conocemos hoy en día, una fiesta plenamente arraigada en la ciudad y que, en pleno siglo XXI, conserva todavía la esencia y el encanto que la originó si bien ha sufrido numerosas mutaciones y transformaciones a lo largo de los tiempos. Se trata de una celebración que dura todo el fin de semana y que gira alrededor de la bendición de los animales, pero que también tiene pinceladas de teatro a la calle y de cultura popular.

Cavalls i cavallistes remullats al seu pas pel safareig de la Pietat. FOTO: Anna E. Puig

Caballos y cavallistes remojados a su paso por el lavadero de la Piedad. FOTO: Anna E. Monte

La fiesta empieza sábado a las doce del mediodía cuando el tabaler, acompañado de la banda de la Escuela Municipal de Música de Berga, anuncia a toda la ciudadanía que, un año más, habrá la fiesta de los Elois.

Sábado por la tarde, el abanderado o abanderada de la fiesta, que alterna un año un edil del Ayuntamiento de Berga y otro un miembro designado por la Junta Conservadora de Los Elois, junto con el tabaler y los administradores y todo un séquito de caballos, debidamente guarnidos por la ocasión, y también de burros con la quitxalla de la ciudad, hacen un recorrido por las calles, acompañados por los músicos de la Copla Ciudad de Berga que interpretan las siguientes piezas: el Pasacalle y el Andaleta, ambas de Manel Rodríguez Sunyer, y la Bozner Bergsteiger Marsch, de Sepp Tanzer.

La música és una peça clau d'aquesta festa berguedana. FOTO: Anna E. Puig

La música és una peça clave de esta fiesta berguedana. FOTO: Anna E. Puig

Pero el punto más álgido, participado y espectacular de la fiesta es el pase de domingo por la mañana. Cuando las calles de Berga se llenan de gente que, al grito de 'aiguaaaaaaaaaaaaaaa!', se dispone a renovar la tradición y acompañar burros, caballos y mulas a la tradicional bendición haciendo un pase por las calles de Berga, donde vecinos y vecinas de la ciudad, los esperan desde los balcons con cubos llenos de agua, algunas heladas, otras discretamente tibias, pero el cierto es que el agua abunda y la diversión es asegurada. Uno de los lugares más significativos del recorrido es el paso por el lavadero de la Piedad, donde el agua abunda con espectacularidad y el desmadre está garantizada.

La Plaça de Sant Joan amb una piscina plena d'aigua preparada per remullar a tots els participants a la festa. FOTO: Anna E. Puig

La Plazco̧a de San Juan con una piscina llena de agua preparada para remojar a todos los participantes en la fiesta. FOTO: Anna E. Puig

 

 

Los últimos años también hay agua a pie de calle puesto que algunas pandillas se han organizado y montan piscinas a lo largo del recorrido que empieza en la plaza de la Fuente del Ros de Berga, ensartándose hasta arriba de la villa para llegar a la plaza de Santa Magdalena. En este lugar, al pie de la capilla de Santo Eloi, se invita a todos los participantes a comer coca y chocolate deshecho para recuperarse del agua recibida y para encarar la bajada hacia la plaza de Sant Pere. Allá el rector de Berga espera a todos los participantes con agua bendita. Durante el momento de la bendición, los músicos interpretan repetidamente el Andaleta hasta que acaba de pasar la última cavalcadura que, es cuándo como punto final a la remojada de domingo por la mañana suena El Patumaire, una de las partituras de los tirabols de La Patum.

Un grup de joves participant al rapte de la núvia, Els Elois són, també teatre al carrer. FOTO: Anna E. Puig

Un grupo de jóvenes participando al rapto de la desnudóvía, Los Elois sonidón, també teatro a la calle. FOTO: Anna E. Puig

Domingo a mediodía, es el turno de la recreación de una boda típica del Alt Berguedà. La Agrupación Teatral la Farsa es la encargada de llevar a cabo este espectáculo de calle y todo el mundo espera, después del "casamiento" a la iglesia de Sant Francesc, que lleguen los novios, los suegros y todos los invitados a la plaza de San Juan, donde se baila el ballet de Dios, también conocido como ballet del Adiós o Ballet de las diez. El Ballet de Dios se baila dos veces por tradición y se dedica a las autoridades y a los novios para celebrar su casamiento, posteriormente los novios arrancan a bailar un vales y, más tarde, en ritmo de fox, se añade toda la comitiva y autoridades.

L'Agrupació Teatral la Farsa és l'encarregada de la recreació d'una boda típica de l'Alt Berguedà. FOTO: Anna E. Puig

El Agrupació Teatral la Farsa és la encargada de la recreació de una boda típica del Alto Berguedà. FOTO: Anna E. Puig

En cualquier caso, sirva este rápido repaso de la Fiesta de Los Elois de Berga, para marcarla al calendario festivo de , Catalunyapara reivindicarla como tradición arraigada y divertida y para recordarla con todo el aprecio este año que, por desdicha y por cordura, no se podrá llevar a cabo por segundo año consecutivo. Viva Santo Eloi y, sobre todo, 'aiguaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!'.

Després del Ballet de Déu, els nuvis i demés convidats a la boda arrenquen a ballar un vals. FOTO: Anna E. Puig

Després del Ballet de Déu, los novios y demés invitados a la boda arrancan a bailar un vales. FOTO: Anna E. Puig

 

 
Destacamos